Cusco & Machu Picchu, Guía de Viajes.

Siga los pasos de Los incas y adéntrese en los místicos Andes para ver uno de los lugares más gloriosos de la tierra, Machu Picchu, la ciudad en las nubes.
TOP #1
Cusco & <a href=

En el sureste del Perú a más de once mil pies sobre el nivel del mar se encuentra la ciudad del Cusco, La antigua capital del Imperio del Sol. Es la puerta de entrada al Valle Sagrado y a la ciudad perdida de Machu Picchu. Siga los pasos de Los incas y adéntrese en los místicos Andes para ver uno de los lugares más gloriosos de la tierra, Machu Picchu, la ciudad en las nubes. El surgimiento del imperio Inca está envuelto en el mito según la leyenda local. Los hijos de Inti, el Dios Sol, surgieron del Lago Titicaca.

Uno de estos hijos, el primer gobernante inca, fundó la ciudad sagrada del Cusco. Visite la cuna de una de las civilizaciones mas importantes de la historia y explore el impresionante legado de los incas. Sus magníficas ruinas yacen escondidas entre los edificios coloniales españoles del siglo XVI. La ciudad Cusco fue originalmente trazada en forma de puma, con la fortaleza de Sacsayhuaman. Este sitio, arqueológico, ofrece hermosas vistas y es un gran patio de recreo.

La actual Plaza de Armas fue el corazón palpitante del puma Huacaypata. Los españoles destruyeron el palacio inca de Wiracocha y lo reemplazaron por una catedral. Sobre los cimientos de otro palacio inca  construyeron la iglesia de La Compañía, La cola del puma estaba representada  por Qorikancha. El legendario patio del Templo del Sol era el templo inca más importante de todos, pero los españoles temían su simbolismo pagano y lo demolieron para dar cabida al primer convento dominico del Perú.

Descubra las cautivadoras capas de la historia de Cusco mientras sube por las sinuosas calles empedradas. Reduzca el ritmo para adaptarse al aire enrarecido y al estilo de vida peruano. Adéntrate en la calle Hatunrumiyoc que ilustra las asombrosas técnicas de albañilería de los incas. Estos albañiles precolombinos utilizaron patrones entrelazados en lugar de mortero y apilaron las piedras pesadas con una precisión que han desconcertado a los ingenieros de hoy. Más de siete siglos y varios terremotos después todavía no puedes meter una uña entre las grietas.

Tome un viaje en autobús al Valle de Urubamba mejor conocido como el Valle Sagrado para ver cómo los descendientes de los Incas mantienen una presencia viva en el Perú. En el colorido mercado de Urubamba el ganado y los cultivos cambian de manos mientras perros traviesos corren con la mercancía. Contemple las fértiles llanuras y montañas nevadas de Perú durante una visita a Chinchero, el mítico lugar de nacimiento del Dios del Arcoíris. Desde este tranquilo pueblo andino no está lejos de las misteriosas Terrazas de Moray. Estas estructuras tienen una gran acústica, riego y enfriamiento natural pero su propósito sigue siendo desconocido.

Cerca de las minas de sal de Maras son anteriores a la dinastía Inca por unos mil años. Los cientos de estanques en terrazas son parte de un intrincado sistema de evaporación construido durante la época de Chanapata, una de las primeras civilizaciones de Perú. Los antiguos nómadas establecieron las primeras haciendas de la región. En los rincones más alejados del Valle Sagrado se encuentra Ollantaytambo. Esta ciudad inca viviente ha estado habitada desde el siglo XIII.

Sube sus imponentes escaleras hasta un templo ceremonial ubicado en la ladera de la montaña. Estas ruinas  marcan el inicio del Camino Inca de 4 días a Machu Picchu, una de las caminatas, más gratificantes del mundo. Una forma, más rápida de llegar a la remota ciudad inca es tomar el tren hasta el pueblo ribereño de Aguas Calientes y luego subirse, a un autobús hacia las brumosas montañas. Una vez que las nubes se evaporan de la cordillera sobre el Valle Sagrado. Finalmente se revela el verdadero esplendor de Machu Picchu. Es una experiencia asombrosa pararse a una altura de casi 8.000 pies y contemplar la ciudad inca debajo de ti.

Con vistas a las gloriosas ruinas es fácil imaginar la colmena de actividad que este pico debe haber sido hace casi 600 años.

Lo que una vez fue un bastión importante en el imperio más grande de la Tierra, fue tragado lentamente por la jungla solo para ser descubierto hace un siglo. La dinastía Inca vino y se fue, pero los descendientes de los Incas, aún sobreviven en las tierras altas. Estos Hijos Del Sol de hoy en día aún hablan quechua y continúan viviendo de la tierra aunque muchos vienen a Cusco para vender sus cultivos y tejidos de lana de alpaca.

Después del atardecer cuando la historia de los Incas se convierte en un susurro en la noche, Cusco se cubre bajo un manto estrellado, un telón de fondo tan hermoso que merece ser preservado por toda la eternidad.

Fuente: Expedia

Más tours asombrosos!

Ir arriba

Se agota fácilmente...

9 personas mirando ésto